Inicio
Oración de la mañana
Cancionero
El año con Calasanz
Oración Corona Doce Estrellas
Quiénes somos


Webscuela
Contacto
Inicio > El año con Calasanz

25 de October

Para leer

1. Llegamos acá el jueves pasado todos con salud, gracias al Señor. Y hasta hoy domingo han venido a ofrecernos tres sitios, todos óptimos, para abrir las escuelas y dos para noviciado, sin gasto alguno nuestro. Y en este lugar donde nos apeamos, hemos encontrado la casa preparada con veinte camas a propósito para nosotros y todos los demás utensilios
necesarios. Mañana nos compran una lista de libros de humanidades y devoción por veinte o veinticinco escudos. Se muestran tan amables y deseosos de nuestra obra que, si fuéramos aquí muchos, podríamos abrir en tres o cuatro sitios las Escuelas Pías (Al P. Cerutti, Roma, 547-1626).

2. Exhorte a todos esos novicios a ingeniarse en aprender a ser humildes, porque así el Señor los hará capaces de ayudar al prójimo. Espero que todos caminen con fervor y devoción. Infórmeme de ello V.R. en la primera ocasión y de si alguno ha hecho la profesión y de los que hayan vestido, con el nombre y apellido del siglo y de la Religión (ídem).

3. Avíseme qué se ha hecho de muro o de obra en el noviciado y huerto, y si se dice que el cardenal Barberini lo quiere para sí, que no creo. Si el P. Juan de s. Benito no ha dicho misa, procure que la diga tan pronto como le parezca que está preparado, y haga que tenga en la habitación un misal para preparar la misa (ídem).

4. Me desagrada enormemente la indisposición de V.S. porque queda impedida de hacer los ejercicios espirituales visitando la iglesia y frecuentando los santísimos sacramentos, pero el Señor hace todo con singular providencia, y quiere que V.S. no pudiendo ir corporalmente a la iglesia, vaya espiritualmente, lo que suele ser muy aceptable al Señor. Yo le suplicaré le dé el mérito duplicado y también la salud corporal si es a mayor gloria suya (A la sra. A. di Falco, 1705-1631).

5. Haga ver al P. Bagnacavallo el lugar que dice han alquilado, que pudiera ser que si dan buen ejemplo algunos de esos clarísimos se doblegaran un poco a recibir nuestro Instituto, el provecho del cual sería para la República, y la fatiga para nosotros ya que no podemos poseer bienes temporales; el Señor haga lo que es a mayor gloria suya (Al P. Alacchi, Venecia, 1706-1631).

6. Le recomiendo cuanto puedo el cuidado de esas dos casas de Nikolsburg y Strasnitz, mientras que aquí en Roma se toma alguna resolución acerca de nuestro Instituto, y educando V.R. novicios idóneos podrán volver a estar en pie todas esas casas que ahora están vacilando (Al P. Grien, Nikolsburg, 4502-1647).